Disney, ni tan grande ni tan poderoso como Oz en materia de copyright.

Disney, ni tan grande ni tan poderoso como Oz en materia de copyright.

Inés Cantero Clivillé

Hace unas semanas se estrenó en cines de medio mundo la nueva película de Sam Raimi, Oz, the Great and the Powerful, (2013), película inspirada en los libros escritos entre 1900 y 1920 por el escritor estadounidense L. Frank Baum (1856-1919), y que tienen en la película The Wizard of Oz (1939) su versión cinematográfica más célebre.

 Aunque la mayoría del público verá en esta nueva película una superproducción hollywoodiense llena de efectos visuales, buenos actores y un uso muy logrado de las tres dimensiones, a los amantes de la propiedad intelectual les interesará saber que su productora, The Walt Disney Pictures, desempeñó un arduo trabajo para no infringir las provisiones legales de copyright.