Innovation and Entrepreneurship
11 of January,2018

Nuevas herramientas y modalidades que promueven la innovación

La innovación abierta significa un profundo cambio de paradigma, debido a que se aleja de la práctica de la I&D a puertas cerradas. Sin embargo, cada día su difusión es mayor, así como también son más numerosos los testigos de sus ventajas y beneficios. La plataforma es la herramienta más efectiva para que la innovación abierta funcione mejor y donde las dos caras de los mercados de talento, tecnología, información y financiamiento se presentan de manera transparente, a muy bajo costo y con muy pocas fricciones.

Contenido

Introducción.

La inteligencia colectiva.

Ejemplos de inteligencia colectiva.

Innovación abierta (Open innovation)

Perspectiva histórica de la innovación abierta.

Herramientas, plataformas y modalidades que promueven la innovación.

Maker Movement.

The Collaborative Economy (también sharing economy, economía compartida)

Principales jugadores en la nueva cultura de innovación abierta.

La revolución de las plataformas.

Noticias del futuro

Conclusiones.

Referencias.

 

Abstract: La historia del progreso del género humano en el último siglo podría resumirse en el proceso de transición de los átomos a los bits. Por primera vez en la historia, la mayoría de la población adulta del mundo está conectada entre sí digitalmente, son alrededor de 3.700 millones de personas, que diariamente realizan unos 6.600 millones de búsquedas. Esas personas acumulan una buena parte del conocimiento, que al ser compartido genera un ciclo virtuoso, donde miles de millones de participantes se incorporan a la economía global del siglo XXI. La innovación abierta significa un profundo cambio de paradigma, debido a que se aleja de la práctica de la I&D a puertas cerradas. Sin embargo, cada día su difusión es mayor, así como también son más numerosos los testigos de sus ventajas y beneficios. La plataforma es la herramienta más efectiva para que la innovación abierta funcione mejor y donde las dos caras de los mercados de talento, tecnología, información y financiamiento se presentan de manera transparente, a muy bajo costo y con muy pocas fricciones.

Palabras clave: inteligencia colectiva, innovación abierta (open innovation), tecnologías, plataformas, Efecto red (network effect), crowdsourcing, collaborative economy, productividad.

 

Abstract: The history of human progress in the last century could be summarized in the process of transition from atoms to bits. For the first time in history, the majority of the world’s adult population is digitally connected to one another, about 3,700 million people, who daily carry out about 6.6 billion searches. These people accumulate a good part of the knowledge, which when shared generates a virtuous cycle, where billions of participants are incorporated into the global economy of the 21st century. Open innovation means a profound paradigm shift, because it moves away from closed-door R & D practice. However, each day its dissemination is greater, as are also more numerous witnesses of its advantages and benefits. The platform is the most effective tool for open innovation to function better and where the two sides of the talent, technology, information and financing markets are presented in a transparent way, at very low cost and with very few frictions.

 

Keywords: collective intelligence, open innovation, technologies, platforms, network effect, crowdsourcing, collaborative economy, productivity.

 

Introducción.

La historia del progreso del género humano en el último siglo podría resumirse en el proceso de transición de los átomos a los bits o para expresarlo en otras palabras de lo tangible a lo intangible. Los seres humanos siempre hemos admirado los grandes monumentos, las catedrales y los palacios, así como hemos deseado riquezas materiales como el oro, la plata y las joyas preciosas, todos ellos bienes tangibles.

Un posible inicio de esta transición la podemos ubicar en el descubrimiento de los animálculos de Leeuwenhoek mediante el primer microscopio en 1676  o cuando Joseph Priestley el destacado científico y teólogo inglés realizó experimentos en 1774 para descubrir el oxígeno (hazaña que también se disputaron Scheele y Lavoisier) o cuando en 1896, el físico británico Joseph John Thomson, junto con otros colegas, descubrió que los rayos catódicos que trataban de medir eran realmente partículas únicas (no ondas, átomos o moléculas como se creía anteriormente) a las que llamó “corpúsculos” que tenían una masa pequeñísima y a las que más tarde se les llamó “electrón” con una aceptación universal por ese nombre. En todos los experimentos reseñados los descubrimientos revelaron seres o partículas tangibles, pero en sus respectivos momentos formaban parte de un mundo, invisible, inasible y etéreo, algo así como una zona gris entre lo tangible y lo intangible.

En la medida que nos vamos adentrando en el siglo XX, la sociedad comienza a tomar conciencia del valor del conocimiento, sobre todo después de la 2ª Guerra Mundial cuando se evalúa el papel protagónico que jugó la ciencia y la tecnología al producir inventos como la bomba atómica y el radar, además de descifrar los mensajes del código enigma del ejército alemán, facilitando la victoria de los aliados.

Un punto de quiebre en la historia del progreso del género humano en el último siglo es el invento del transistor en el año 1947, evento que le abre las puertas a la civilización digital que estamos viviendo, acelerando el proceso de transición de los átomos a los bits y que estamos sintiendo con más fuerza en los últimos veinte años. Es ese enorme conjunto de herramientas, plataformas y modalidades digitales que promueven y potencian la capacidad de innovación de sus usuarios, del que queremos ocuparnos.

Por primera vez en la historia, la mayoría de la población adulta del mundo está conectada entre sí digitalmente, son alrededor de 3.700 millones de personas, que diariamente realizan unos 6.600 millones de búsquedas, de ellas un 70% por Google, en unos 1.250 millones de páginas web y en el año 2015 el número de búsquedas por teléfonos inteligentes igualó al de búsquedas por computadora. Estas cifras son del 30/08/2017, que pueden ser actualizadas en <

Por otro lado, esos 3.700 millones de personas acumulan una buena parte del conocimiento, que al ser compartido genera un ciclo virtuoso, donde miles de millones de participantes se incorporan a la economía global del siglo XXI. Muchas de esas personas se han reunido digitalmente para abordar problemas comunes de carácter social, tecnológico, comercial y financiero. Esto está transformando radicalmente nuestra presente civilización.

 

La inteligencia colectiva.

La inteligencia colectiva es la que surge de un conjunto de seres humanos que se ponen de acuerdo para resolver un problema o enfrentar una situación, aportando cada uno sus conocimientos y experiencias, dando lugar a uno de esos casos donde el resultado es mayor que la suma de las partes.

La inteligencia colectiva siempre ha existido, lo que sucede es que poco la ejercíamos y no la percibíamos como tal. Un primer ejemplo de su aplicación lo encontramos en la cacería de animales. Para ser eficientes nuestros primeros padres tenían que coordinar la participación de cada uno de los integrantes de la cacería, para cercar y liquidar a sus presas, con el menor esfuerzo posible y reduciendo los riesgos de accidentes. Dichas presas eran su principal fuente de proteínas de su dieta, que fue el ingrediente que permitió el crecimiento del cerebro, llevándonos al nivel del Homo Sapiens que hoy tenemos. En resumen, fue aquella rudimentaria inteligencia colectiva, impulsada por la necesidad de alimentarnos, lo que, a lo largo de miles de años, aumentó el tamaño de nuestro cerebro y redujo el de los intestinos.

Otra variante de inteligencia colectiva de vieja data son los juegos de equipo, donde todos los jugadores persiguen un mismo fin, pero desempeñando diferentes funciones (ataque, defensa), es decir cada uno debe perfeccionar su función, pero de manera coordinada con el resto de los compañeros para vencer al rival. Una prueba adicional de que la inteligencia colectiva nos ha acompañado siempre son los muy viejos proverbios como “más ven cuatro ojos que dos” que figura en la obra “Libro de refranes copilados por el orden del A, B, C..” de Pedro Vallés, publicado en 1549 y cuyo significado es “se dice para señalar que es más conveniente adoptar resoluciones consultadas a varias personas que basadas en una sola opinión.”

Viniéndonos más al presente, podemos señalar que el término inteligencia colectiva aparece cada vez con mayor frecuencia en las discusiones sobre Internet como una herramienta para fomentar nuevas formas de participación pública. En general, la inteligencia colectiva se refiere al proceso por el cual grupos de individuos unen sus conocimientos, información y habilidades para contribuir a la solución de problemas técnicos, logísticos, médicos, sociales y otros, mediante la preparación y alimentación al sistema de datos, sean ambientales, clínicos, mapeo de territorios, codificación y otros medios. De esta manera los ciudadanos están aportando sus conocimientos e ideas a tareas de recopilación de datos, análisis y debates públicos.

El modelo emblemático de inteligencia colectiva es Wikipedia, seguido del sistema operativo Linux (producto del movimiento de código abierto), ambos casos han demostrado el potencial de las herramientas digitales y un público integrado en la red, dispuesto a generar nuevas formas de inteligencia colectiva. A nivel local, se han llevado a cabo diversos intentos de involucrar a los ciudadanos en la denuncia de accidentes, la elaboración de presupuestos, la redacción de manifiestos políticos y la creación de registros de pacientes.

El creciente número de personas dispuestas a aportar su tiempo y conocimientos (muchos de ellos sin esperar retribución económica), la presencia de plataformas digitales y estructuras específicas de coordinación, así como modos de participación y gobernanza sin precedentes, son elementos constitutivos de estas novedosas formas de inteligencia colectiva.

Ejemplos de inteligencia colectiva.

A continuación, señalamos algunos ejemplos de inteligencia colectiva que ilustran su presencia y utilidad en las décadas iniciales del siglo XXI:

  1. Google, donde millones de personas de todo el mundo crean páginas web y enlazan dichas páginas. Entonces todo ese conocimiento es cosechado por la tecnología de Google, de modo que cuando usted introduce una pregunta en la barra de la búsqueda, las respuestas que obtiene a menudo resultan útiles y satisfactorias.
  2. El proyecto Missing Maps es un excelente ejemplo de inteligencia colectiva. Nace a partir de una colaboración entre las organizaciones de beneficencia Médicos sin Fronteras, la Cruz Roja Británica y Americana y OpenStreetmap proyecto de código abierto, cuyo objetivo es proporcionar mapas de áreas vulnerables para la intervención humanitaria y el socorro en casos de desastre. Se ha establecido el plazo de dos años para completar la tarea. Utilizando imágenes satelitales y Openstreetmap, una plataforma abierta de mapeo de datos liderada por una comunidad de cartógrafos y desarrolladores de software, el proyecto involucra a miles de voluntarios que definen áreas donde los mapas oficiales son limitados o no existen en absoluto. Missing Maps es un proyecto que sería inconcebible sin la combinación de una red de personas, herramientas digitales especializadas y un proceso para coordinar los esfuerzos. También es un excelente ejemplo de proyecto hibrido en línea y en el campo, donde parte de la tarea se realiza de forma remota y digital, mientras que parte se completa sobre el terreno. <http://www.missingmaps.org/es/>

[Consultado el 03/08/2017]

  1. Climate CoLab proyecto cuyo objetivo es aprovechar la inteligencia colectiva de miles de personas de todo el mundo para abordar problemas sociales complejos, comenzando con el cambio climático global. Climate CoLab es una plataforma abierta de solución de problemas donde una comunidad creciente de más de 80.000 personas, incluyendo más de 300 de los principales expertos mundiales en cambio climático y campos relacionados, trabaja y evalúa planes para alcanzar los objetivos globales del cambio climático. Al involucrar de manera constructiva una amplia gama de científicos, políticos, empresarios, profesionales, inversionistas y ciudadanos interesados, Climate CoLab espera ayudar a construir y ganar impulso para lograr metas globales de cambio climático que sean más detalladas, prácticas y eficaces que cualquiera de las presentadas hasta el momento. < https://climatecolab.org/> [Consultado el 03/08/2017]
  2. GitHub es una plataforma de desarrollo inspirada en su forma de trabajar. Desde el código abierto hasta el negocio, puede alojar y revisar códigos, gestionar proyectos y crear software junto con otros millones de desarrolladores. GitHub es el hogar de la comunidad más grande del mundo de desarrolladores y sus proyectos. Ya sea que esté realizando su primer compromiso o enviando un Rover a Marte, siempre . Una comunidad de 22 millones de desarrolladores en todo el mundo donde encontrará infinidad de oportunidades para aprender, codificar y crear. <https://github.com/ > [Consultado el 03/08/2017]
  3. Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) mantiene el Centro de Inteligencia Colectiva donde reúne profesores de toda la universidad para realizar investigaciones sobre cómo las personas y las computadoras pueden trabajar juntos de manera más inteligente y sobre las preguntas científicas subyacentes que ayudan a hacer esto posible. Las nuevas tecnologías de comunicación, especialmente Internet, permiten ahora que un gran número de personas de todo el planeta trabajen juntas de nuevas maneras. Los éxitos de sistemas como Google y Wikipedia sugieren que el tiempo está maduro para muchos más de estos sistemas y la meta del Centro de Inteligencia Colectiva es entender cómo aprovechar estas posibilidades. <http://cci.mit.edu/ > [Consultado el 14/06/2017]

 

Como palabras de cierre para el tema de la inteligencia colectiva seleccioné unas del historiador Yuval Noah Harari por resaltar la importancia de la colaboración en la evolución del género humano:

“La mayoría de los estudios citan la producción de herramientas y la inteligencia como particularmente importantes para el ascenso de la humanidad. Quizás la humanidad eventualmente llegó a dominar el planeta, no debido a algún tercer elusivo ingrediente clave, sino debido simplemente a la evolución de la inteligencia aún más alta y mejores herramientas de toma de decisiones. No lo parece. En cambio, el factor crucial en nuestra conquista del mundo fue nuestra capacidad para conectar a muchos humanos entre sí. Hoy en día, los humanos dominan completamente el planeta, no porque el humano individual sea mucho más inteligente y más ágil que el chimpancé, sino porque el Homo Sapiens es la única especie en la Tierra capaz de cooperar en gran número con flexibilidad.

La inteligencia y la fabricación de herramientas eran obviamente muy importantes también. Pero si los humanos no hubieran aprendido a cooperar en gran número, nuestro astuto cerebro y hábiles manos todavía estarían rompiendo piedras de pedernal en lugar de átomos de uranio. A nuestro leal saber y entender, sólo el Homo Sapiens puede cooperar de manera flexible con un sinnúmero de extraños. Esta capacidad concreta, más que un alma eterna o algún tipo de conciencia única, explica nuestro dominio del planeta Tierra.” (traducción libre del autor)[2]

Innovación abierta (Open innovation)

Las claves de la innovación abierta son la apertura, la colaboración y la búsqueda de la creatividad. Las ideas no son únicamente generadas en el interior, sino que pueden ser generadas de forma colaborativa entre diferentes organizaciones o pueden ser importadas desde organizaciones externas, gestionando los conflictos potenciales. Las innovaciones y tecnologías de la organización pueden ser compradas, vendidas, licenciadas, prestadas y reinventadas antes de llegar al mercado tradicional y desde cualquier público con el que ésta interactúa.

Se trata por tanto de un profundo cambio del paradigma imperante en la organización que le permite ser más rápida que la competencia, más competitiva y aportar mayor valor añadido. Según diversos estudios, las organizaciones comprometidas con la innovación abierta trabajan con una red de asociados mucho más extensa y colaboran tanto hacía arriba como hacia abajo en la cadena de valor. A continuación, un esquema que ilustra la dinámica de la innovación abierta:

(Fuente: “Open Innovation: The New Imperative for Creating and Profiting from Technology” – Henry Chesbrough)

El esquema muestra la participación de tecnologías internas y externas de la empresa, mediante las cuales puede mejorar su gama de productos o servicios, situación que facilita la conquista de nuevos mercados, al ampliar su mercado actual, crear uno nuevo, otorgando licencias o con nuevas empresas (spinoffs) con su participación. Henry Chesbrough fue el investigador que en el año 2006 acuñó el concepto al publicar su libro “Open Innovation: The New Imperative for Creating and Profiting from Technology

Según Chesbrough, la innovación abierta es el uso de ideas internas y las de otras empresas y personas para desarrollar nuevos negocios, identifica cinco elementos clave en el nuevo proceso de innovación:

  1. Formar redes de colaboradores, potenciales proveedores y usuarios, universidades y técnicos independientes.
  2. Colaboración por parte de socios, competidores, universidades y usuarios
  3. Emprendimiento corporativo, especialmente a través de las empresas de riesgo, pymes en su etapa embrionaria (startups) y spinoffs empresas derivadas)
  4. Gerencia proactiva de la propiedad intelectual: comprar y vender propiedad intelectual y así crear mercados para la tecnología
  5. Investigación y Desarrollo (I&D): para obtener una ventaja competitiva en el mercado

 

Perspectiva histórica de la innovación abierta.

Desde una perspectiva histórica podemos decir que, al menos en el área de programación, el tema del código abierto estaba en el ambiente al inicio de la década de 1990[4]. Tres iniciativas relevantes lo confirman, la primera es la de Linus Torvalds de la Universidad de Helsinki, quien en 1991 sube un mensaje a Usenet[5] donde presenta la primera versión del sistema operativo Linux, solicitando apoyo para mejorarlo.

Linux es sin duda el sistema operativo más grande y profesional del mundo, que hoy se encuentra en miles de sistemas, desde centros de datos con decenas de miles de servidores hasta más de 1.500 millones de teléfonos y tabletas Android.

Estudiar la historia de Linux revela varios principios que parecen ser importantes, para reunir a la gente y lograr algo significativo: apertura, sin exigencia de credenciales formales, contribuciones verificables y reversibles, resultados claros, autoorganización y liderazgo respetado. Estos principios ayudan a explicar el extraordinario éxito de Linux y cómo fue capaz de reunir a una multitud de adeptos para construir, mantener y mejorar con el tiempo un sistema operativo de clase mundial, una de las piezas más complicadas de software. La apertura y la no exigencia de credenciales pusieron la obra a disposición del mayor número posible de personas. Auto-asignación significa que trabajaron en lo que querían, que normalmente resultó ser lo que Linux más necesitaba. Verificable aseguró que sólo las contribuciones útiles sobrevivieron en el software y los resultados claros evitaron que la gente tuviera la sensación de que podrían ser engañados. El liderazgo respetado y dedicado de Torvalds y otros colaboradores mantuvo la cultura y el impulso de Linux.

La segunda iniciativa es la de Randy Terbush quien en los inicios de la década de 1990 estaba teniendo problemas con AutoCAD y también acudió a Usenet solicitando ayuda. Más tarde él y siete de sus amigos de Usenet formaron el Grupo Apache para desarrollar un estándar abierto para servidores web. En 1999 la Fundación Apache Software fue formalmente establecida y hoy en día es un baluarte en la defensa del código abierto.

 

Un tercer caso de gran interés es el de InnoCentive, por no ser del área de código abierto. Se inicia cuando Alph Bingham ingresa a la farmacéutica Eli Lilly y luego hacia finales de la década de 1990, ya en su condición de vicepresidente de I&D, se inspira en el caso Linux y comienza a esbozar la idea de una plataforma donde personas ajenas a su empresa pudieran aportar diferentes perspectivas y soluciones a los problemas que ellos confrontaban, con el incentivo de un premio. La idea comenzó a tomar forma y en febrero de 2001 la junta directiva de Eli Lilly autoriza la puesta en marcha de InnoCentive. Para mediados de 2017, es decir después de 16 años se han afiliado más de 380.000 solucionadores de problemas de 200 países con unas 62.000 soluciones presentadas, que les han representado ingresos o premios por más de U$50 millones.

Años más tarde, en el 2006, el profesor Henry Chesbrough de la Escuela de Negocios de Harvard, presenta su libro “La innovación abierta: el nuevo imperativo para crear y aprovechar la tecnología”, (“Open Innovation: The New Imperative for Creating and Profiting from Technology”) donde señala que los grandes departamentos de investigación corporativa en empresas como Bell Labs, IBM y Xerox fueron una vez el motor de la industria estadounidense. Pero eso podría estar cambiando, sostiene que el viejo modelo de “innovación cerrada”, es decir departamentos de investigación y desarrollo integrados verticalmente que generan tecnología interna para el uso exclusivo de sus corporaciones, se está volviendo obsoleto en una época de trabajadores científicos con gran movilidad, startups de alta tecnología ubicuos y un creciente volumen de investigación extra-corporativa en laboratorios universitarios. Las grandes empresas de tecnología actualmente hacen poca investigación básica, en lugar de ello, han abandonado el enfoque de “innovación cerrada” y están adoptando el nuevo modelo de “innovación abierta”, en el que las empresas importan ideas desde fuera y permiten que sus propias innovaciones ingresen al mercado en general. Basándose en estudios de casos sugiere que las empresas se vuelven más permeables al flujo de conocimiento a través de estrategias como la contratación de profesores y estudiantes de posgrado como consultores, patrocinando investigación universitaria, invirtiendo y asociándose con startups de alta tecnología y capitalistas de riesgo, así como difundir sus propias innovaciones a través de empresas spinoff o incluso llevándolas al dominio público.

Cuando sumamos iniciativas como son Linux, Apache e InnoCentive, observamos que se va conformando un cuadro donde la propiedad sobre la tecnología es una condición que no se ve tan necesaria como lo era para las grandes corporaciones del siglo XX. En efecto, en “Open Innovation”, Henry Chesbrough identifica cuatro factores que propiciaron la erosión de la ventaja de propiedad.

  • El primer factor fue el aumento del mercado de capital de riesgo (Venture Capital), antes de 1980 esta era una opción muy escasa.
  • El segundo factor fue la creciente disponibilidad y movilidad de los trabajadores calificados, especialmente aquellos con habilidades en tecnología digital.
  • El tercer factor provenía de las propias empresas establecidas, ya que sus esfuerzos internos de I&D produjeron más tecnología de la que podían llevar con éxito al mercado. A menudo les resultaba más rentable licenciar las tecnologías.
  • El cuarto factor vino en forma de la creciente capacidad de los proveedores, los había altamente calificados que tenían mejores capacidades en ciertos nichos tecnológicos que las empresas contratantes.
  • Un quinto factor que Chesbrough no mencionó, fue que Internet hizo viable la colaboración remota incluso entre personas que no se conocían entre sí. Al facilitarse la comunicación entre pares científicos y técnicos, la circulación del conocimiento acelera la erosión de la ventaja de propiedad.

 

Un evento que destaca la importancia que está tomando la innovación abierta y que a su vez ilustra la velocidad de los cambios que estamos viviendo, es el lanzamiento en el año 2010 de Kinect para Xbox de Microsoft, vendiendo ocho millones de unidades en los primeros dos meses. Muy pronto, los hackers comenzaron a entrar en Kinect para intentar modificar su tecnología, la respuesta de Microsoft fue sorprendente: lanzó un kit de desarrollo de software (SDK)[6] para ayudar a los hackers y más tarde liberaría porciones del código fuente bajo una licencia de código abierto. Para reforzar aún más su posición la empresa anunció la creación de un programa acelerador que invitaría a los desarrolladores a compartir sus modificaciones Kinect y ofreciendo un premio de U$ 20.000 además de espacio de oficinas a los desarrolladores de los diez proyectos más prometedores.

Para comprender a cabalidad la trascendencia del cambio de estrategia de Microsoft, debemos recordar que esta empresa estaba muy en línea con el tipo de organización del siglo XX (Standard Oil, Ford, GM, US Steel, DuPont) que buscaban el dominio completo de la cadena de producción. Aunque Microsoft solo depende de bienes intangibles para sus ingresos, su estrategia fue impulsada por su deseo de dominar toda la cadena de valor a través de su control del sistema operativo para computadores. Por lo tanto, era natural para la empresa ver el movimiento de código abierto como el enemigo. El primer asalto al dominio de Microsoft fue Linux, un sistema operativo de código abierto que compite directamente con la empresa de Bill Gates.

 

Herramientas, plataformas y modalidades que promueven la innovación.

Una buena anécdota siempre es bienvenida para ilustrar una situación o coyuntura, como es la aventura tecnológica vivida por Chris Anderson y Jordi Muñoz[7]: antes de conocerse el primero era el editor de Wired, la prestigiosa revista que refleja la manera en que la tecnología afecta a la educación, la economía, el comercio y a la cultura en general. Mientras Muñoz era un joven mexicano recién salido del bachillerato, frustrado porque había sido rechazado por el Instituto Politécnico Nacional, cuando decidió tomar sus escasas pertenencias, las metió en una maleta y se regresó a Tijuana. Allí siguió trabajando en su pasión que son las computadoras y conoció a Arduino, que no es otra cosa que una plataforma de hardware libre, (open source microprocessor) basada en una placa con un micro controlador, diseñada para facilitar el uso de la electrónica en proyectos multidisciplinares. Sobre la marcha hackeó su Nintendo Wii para sacarle los acelerómetros, dado que estos tenían un costo que se escapaba de su limitado presupuesto.

En esas estaba cuando se le atravesó un helicóptero de control remoto. Inspirado en ese pequeño juguete, ubicó todos sus componentes, entre ellos los acelerómetros, para así poder controlarlo, estimar su orientación y estabilizarlo. Pudo manejar el helicóptero, documentó su pequeña hazaña en Internet y comenzaron a escribirle de muchos países animándolo a seguir. Buscando información en un foro, encontró una comunidad de makers (el foro DIY Drones) y ahí conoció a Chris Anderson, en ese entonces, editor en jefe de la revista de tecnología más influyente del planeta, Wired. Comenzaron a chatear y luego acordaron hacer juntos un proyecto.

En eso una empresa suiza contactó a Jordi Muñoz por Internet. y le prometieron pagarle la universidad. Jordi se fue a Suiza y aprendió muchísimo. Le pagaban 6.500 dólares al mes. Pero después de un año, se aburrió. De regreso a EE.UU., Chris Anderson le insistió en que debía hacer un avión robot (dron). Le tomó un año terminarlo. “Prueba y error, prueba y error. Un año después funcionó, fue el día más feliz de mi vida, el día que me quedé sentado y puse el control, y el avión estaba volando solo”. Eso fue a principios de 2009 y en mayo del mismo año ya lo estaban vendiendo. Ése fue el despegue de 3D Robotics, la fábrica de drones no militares que ha hecho conocidos mundialmente a Jordi Muñoz y a Chris Anderson. Actualmente, 3D Robotics cuenta con más de 150 empleados divididos entre Berkeley, San Diego y Tijuana.

Veamos algunas de las enseñanzas que nos deja la anécdota:

  1. Hace 10 años atrás la posibilidad de que se conocieran dos personas de orígenes tan diferentes era muy remota. Hoy es posible gracias a las comunidades de talentos que comparten un foro de interés común, tal es el caso de DIY Drones.
  2. DIY (do it yourself) es un viejo movimiento de la cultura de los EE. UU. que ha tomado mucha fuerza en los últimos años debido a las nuevas herramientas digitales que se ofrecen por Internet (muchas de ellas gratuitas), que facilitan el intercambio de conocimientos y experiencias.
  3. Una vez que una industria entra en la fase digital, todo cambia profundamente. Una vez que las ideas, productos o servicios son cargados en un computador, pueden ser hechas por cualquiera y eso es lo que está ocurriendo en la manufactura. Hoy cualquiera con una innovación o un buen diseño puede cargar sus archivos a un PC y luego enviarlos a un servicio para que los fabriquen en pequeños lotes, gracias a las 3D Printer y otras tecnologías. Los inventores y los emprendedores ya no están más en las manos de los grandes fabricantes (ver TechShop, Etsy, Shapeways y otros servicios).
  4. Cada día más jóvenes aprenden el manejo de herramientas tales como 3D CAD, SketchUp y AutoDesk 123D, que son programas de 3D, algunos de ellos gratuitos.
  5. Dos décadas después que el desktop publicitario se convirtiera en una realidad del día a día, la palabra desktop está siendo añadida a la maquinaria industrial: desktop 3D printing, desktop computer controlled machining, desktop laser cutting, desktop 3D scanning y otros desktops. Todas estas herramientas del desktop fabrication están apenas en su etapa inicial. Pensemos en el caso de las primeras impresoras de punto, luego vinieron las impresoras láser y a color, las cuales hoy están en casi todos los hogares. Algo parecido, pero más rápido ocurrirá con la desktop fabrication.

Maker Movement.

Todo lo anterior nos lleva a comentar el Maker Movement[8]:

  • Los grandes cambios ocurren cuando las industrias o sectores se democratizan. La Internet democratizó la publicidad y las comunicaciones, debido a un aumento masivo de participantes. Lo mismo está ocurriendo con la manufactura. En la web hay un constante proceso creativo que se expresa en forma digital como palabras, videos, música y cualquier otra forma. El gran cambio que hemos presenciado en los últimos diez años es que la gente está consumiendo cada vez más productos o contenido elaborado por aficionados en lugar de profesionales.
  • Hoy el Maker Movement está en una posición similar a la del PC en el año 1985, un garage phenomenum, es decir un creciente número de aficionados quiere fabricar sus propios objetos, hacer realidad aquello que diseñó en su PC y que ahora tiene en sus manos la posibilidad de hacerlo en su casa o encargarlo a un taller.
  • Una parte de la emergente Internet of things, está basada en la ya mencionada open source computing plattform llamada Arduino, mediante la cual se hacen infinidad de adaptaciones para controlar una amplia gama de artefactos: termostatos, reloj despertador, microondas, equipos de sonido y cualquier electrodoméstico.
  • Open source: cada día un mayor número de inventores adopta esta vía en lugar de solicitar la protección de una patente. La razón es que obtienen más en retorno, con la ayuda gratuita para el desarrollo y mejoramiento del diseño original. Cuando se escoge la vía del open source no se obtiene la protección legal de la patente, pero aumenta la probabilidad de que el producto tenga éxito, dado que el proceso hasta el producto final se realiza más rápido, de mejor calidad y más económico, que si hubiera sido creado en solitario o secreto. Lo que esto significa es un proceso más barato, más rápido y con una mejor investigación y desarrollo. Esto también se aplica al diseño y a la comercialización, actividades donde una comunidad de voluntarios pone a disposición del emprendedor sus experiencias y conocimientos. Algunas de las funciones más costosas de las empresas tradicionales se pueden hacer de forma gratuita, con la activa participación de comunidades que poseen el conocimiento técnico y de mercado, vitales para el final feliz de cualquier proyecto.
  • Por otro lado, las fábricas del mundo se están abriendo y ofrecen el servicio de web based manufacturing para todo aquel que tenga un diseño digital y una tarjeta de crédito. La manera académica de decir lo que está ocurriendo es que las cadenas globales de suministro se han convertido en scale free, es decir que le sirven tanto al pequeño como al grande, tanto al inventor de garaje como a la Samsung. La cultura del DIY (do it yourself) se ha encontrado con la cultura de la web, la intersección de las dos se soporta sobre el diseño digital: los productos físicos son creados primero en la pantalla del PC.
  • Lo que la Internet nos ha enseñado es el poder del network effect, es decir al poner en contacto a la gente y sus ideas se logra generar un círculo virtuoso que a su vez genera más conocimientos, innovaciones e ideas.
  • Crowdfunding es el venture capital del Maker Movement. Así como las herramientas de producción se han democratizado, creando una nueva clase de productores, de la misma manera las herramientas del financiamiento (capital raising), están creando una nueva clase de inversionistas, que no invierten en una compañía sino en un producto o mejor aún en la idea de un producto. Inversionistas, que más que un retorno de su inversión lo que quieren es ver el producto final en el mercado. Como ejemplos de plataformas que operan bajo esta modalidad: Kickstarter, RocketHub, Crowdfunder, Funded by Me, Inde GoGo y Launcht.
  • El modelo de crowdfunding ataca tres problemas básicos del emprendedor: primero el financiamiento; segundo, lo incorpora a una comunidad donde va a recibir comentarios y aportes sobre su proyecto y tercero, permite llevar a cabo una investigación de mercado, ya que en la medida que tenga poca/mucha respuesta será un síntoma del poco / mucho interés del mercado en su producto o servicio.
  • Makers, hackers, drones, open source, desktop fabrication, crowdsourcing, estos términos y muchos más no formaban parte de nuestro vocabulario hace pocos años o tenían otro significado. Es un síntoma de la revolución que está ocurriendo y nos prepara para cambios aún mayores en las próximas décadas.

 

The Collaborative Economy (también sharing economy, economía compartida)

En un artículo de junio 2013 “The Collaborative Economy”, su autor Jeremiah Owyang, hace un interesante resumen sobre esta nueva figura: “Estamos siendo testigos de los primeros indicadores de un cambio importante. Cientos de nuevas empresas como Airbnb, Uber y Lyft han surgido para que las personas puedan compartir los bienes y servicios. La afluencia de fondos de capital de riesgo está acelerando esta tendencia.”

Las personas no sólo están utilizando las redes sociales para compartir sus actividades, las opiniones y los medios de comunicación, sino también para compartir los bienes y servicios. Este ha sido un proceso de evolución, donde las grandes corporaciones han sido gradualmente desplazadas y corren el riesgo de que su participación sea de un jugador de menos importancia. Las personas realizan las transacciones o acuerdos directamente, sin intermediarios.  Veamos cómo ha sido dicho proceso de evolución, el cual, en buena parte, está impulsado por las nuevas tecnologías:

En una primera fase prevalecieron las marcas de las grandes corporaciones, Internet hace que la información sea ampliamente accesible, pero la capacidad de publicar permanece en manos de los medios de comunicación y corporaciones. Se trata de un modelo de “uno a muchos” en el que las empresas y sus marcas se dirigían a sus clientes a través de sitios web corporativos. El poder lo tenían unos pocos.

En una segunda fase juegan un papel especial las redes sociales, las nuevas plataformas permiten a los clientes publicar ellos mismos. Este es un modelo “de muchos a muchos” en el que las personas comparten sus opiniones y actividades. Por su parte los medios de comunicación requieren de sus marcas para ser escuchados y hablar con los clientes. Las personas (clientes) y las corporaciones comparten el poder.

La tercera fase, que es la actual, se caracteriza por la colaboración económica, la cual se soporta sobre las plataformas de las redes sociales, teléfonos móviles y sistemas de pago, De esta manera las personas (clientes) ahora están facultados para compartir los bienes y servicios. Las corporaciones no están presentes, ya que los consumidores compran entre sí mediando en la transacción las instituciones tradicionales. Cambio de poder para el consumidor.

Las principales razones para este auge de la collaborative economy son en primer lugar la enorme facilidad que ofrecen las redes sociales para establecer un puente entre la oferta y la demanda de bienes y servicios (contacto directo entre las dos partes), un aumento en la toma de conciencia por un desarrollo sustentable, la oportunidad de monetizar activos ociosos (alquiler de habitaciones o compartir el vehículo), las nuevas plataformas de pago con fácil acceso, un camino para independizarse de empleos rutinarios y  financiamiento a través del crowdfunding, sin la presencia de entidades bancarias.

El éxito de muchas empresas de la economía compartida se debe a la gran receptividad del mercado tal como lo demuestra la encuesta del  Pew Research Center en su artículo “Shared, Collaborative and On Demand: The New Digital Economy” del 19/05/2016, donde señala que: “el 72% de los adultos estadounidenses han utilizado al menos uno de los once servicios compartidos incluidos en la encuesta, algunos han incorporado una variedad de estos servicios en su vida diaria: alrededor de uno de cada cinco estadounidenses han utilizado cuatro o más de estos servicios, y el 7% ha utilizado seis o más. El 41% con un ingreso familiar anual de $ 100.000 o más utilizan cuatro o más de estos servicios, tres veces la proporción que la de los hogares que ganan menos de $ 30.000 al año”.

Por otro lado, es interesante observar las fuerzas que están actuando en la estructura del mercado de trabajo, el cual se caracteriza por un creciente porcentaje de freelancers (trabajadores autónomos), que ven en esas nacientes empresas (como Uber y Airbnb) oportunidades de un ingreso sin el compromiso de un horario. Según la organización Freelancers Union, en los EE.UU. hay 53 millones de personas que trabajan bajo esa modalidad, es decir el 34% de la fuerza laboral <https://www.freelancersunion.org/>.  [Consultado el 06/02/2017]

Principales jugadores en la nueva cultura de innovación abierta.

La innovación abierta (open innovation) significa un profundo cambio de paradigma, debido a que se aleja de la práctica de la I&D a puertas cerradas en instalaciones de la empresa. Sin embargo, cada día su difusión es mayor, así como también son más numerosos los testigos de sus ventajas y beneficios. La plataforma es la herramienta más efectiva para que la innovación abierta funcione mejor y donde las dos caras de los mercados de talento, tecnología, información y financiamiento se presentan de manera transparente, a muy bajo costo y con muy pocas fricciones. Cada día se incrementa el número de plataformas para resolver los problemas que los propios usuarios llevan a sus foros, veamos los casos de las que han mostrado un mejor desempeño:

En las mencionadas plataformas concurren personas de la más diversa formación, con o sin credenciales, lo que interesa es que tienen un conocimiento de una rama específica, que lo ponen a la orden de todo aquel que presente un problema que requiere una solución o financiamiento como es el caso de Kickstarter.

Kickstarter es un sitio web de micro mecenazgo para proyectos creativos. Mediante Kickstarter se ha financiado una amplia gama de iniciativas, que van desde películas independientes, música, videojuegos y proyectos tecnológicos.

Estas plataformas de recaudación de fondos son llamadas también “financiación en masa”, Kickstarter facilita la captación de recursos monetarios del público en general, un modelo que evita las vías tradicionales de financiamiento y minimiza el riesgo para los participantes o patrocinadores. En el caso del Pebble Smartwatch en el 2012, se recaudaron algo más de diez millones de dólares entre 69.000 patrocinadores.

El éxito de la plataforma Kickstarter se mide por sus números[9], hasta el 28 de agosto de 2017:

  • 240 millones de dólares contribuidos a todos los proyectos.
  • 396 proyectos financiados con éxito.
  • 448.500 patrocinadores en total.
  • 328.400 patrocinadores que han financiado más de un proyecto.

De los patrocinadores 2/3 viven en los EE.UU. El mayor número de proyectos, por recursos asignados, pertenecen a las áreas de tecnología, juegos, diseño, videos, música y películas.

 

Otro ejemplo la naturaleza revolucionaria de la innovación abierta es el caso de G&E y la plataforma GrabCAD: en el año 2013 la G&E enfrentaba en su fábrica de turbinas de avión, el problema de reducir el peso de los soportes metálicos que sostienen a la turbina, siendo que cada turbina pesa alrededor de 6.000 kilos. En razón de la urgencia decidieron probar con GrabCAD, ofrecieron a quien presentara la mejor solución un premio de U$ 7.000, la cual debería representar una significativa reducción del peso del mencionado soporte. Se presentaron más de mil soluciones y el ganador fue un ingeniero indonesio que logró una reducción del peso de más del 80%. De esta manera G&E solucionó su problema a un precio muy bajo, utilizando un ingeniero ubicado muy lejos de sus instalaciones, que con seguridad se beneficiará con el prestigio profesional adquirido al solucionar ese problema. (Fuente: “How G&E plans to act like a startup and crowdsource breakthrough ideas” – Liz Stinson – WIRED – April 2014).

 

InnoCentive le ayuda a aumentar su equipo con una amplia gama de profesionales, técnicos y aficionados con conocimientos científicos en las más variadas ramas del conocimiento. Una vez que liberas la búsqueda de soluciones enfocada a un individuo, departamento o empresa y pluralizas o amplías el proceso de resolución de problemas, cosas asombrosas pueden suceder. Los problemas se resuelven con mayor rapidez, con menos riesgo y a un costo mucho menor. Es por eso que muchas organizaciones líderes se han asociado con InnoCentive por más de 16 años. Más de 380.000 solucionadores de 200 países, con un total de 62.000 soluciones presentadas y más U$ 50 millones de dólares recibidos en premios.

Topcoder es una empresa que administra concursos en programación de computadoras. Topcoder organiza competiciones de programación competitivas en línea quincenalmente, así como competiciones semanales en diseño gráfico y desarrollo. El trabajo en diseño y desarrollo produce software útil que es licenciado con fines de lucro por Topcoder. Desde el 3 de mayo de 2016 Topcoder tiene más de 997.000 miembros registrados, que participan en más de 7.000 desafíos por año en los que los programadores han recibido alrededor U$ 80 millones de dólares en premios.

Indiegogo: es uno de los primeros sitios en ofrecer financiamiento de multitudes, permite a la gente solicitar fondos para una idea, caridad o negocio de inicio. Indiegogo cobra una comisión de 5% sobre las contribuciones. Este cargo se suma a los cargos de tarjeta de crédito y PayPal que oscilan entre el 3,5% y el 9%. Quince millones de personas visitan el sitio cada mes. El sitio funciona con un sistema basado en recompensas, es decir, donantes, inversores o clientes que están dispuestos a ayudar a financiar un proyecto o producto puede donar y recibir un regalo, en lugar de una participación en la empresa.

FirstBuild: es un espacio de coworking para hackers y consumidores por igual. Es un proceso donde nuestras ideas cobran vida. Las ideas son el punto de partida para resolver los retos las cuales pueden venir en la forma de un dibujo, de un diseño, o de un pensamiento. Compartir su idea es el primer paso hacia su realización. Un diálogo en forma de votación y comentarios es la columna vertebral de la comunidad FirstBuild. Es cómo sus buenas ideas se convierten en grandes ideas, y es lo que determina qué ideas pasan a convertirse en productos.

Remote.com: empresas y organizaciones, así como individuos, pueden publicar anuncios de búsqueda para trabajadores autónomos (freelancers), consultores e incluso posiciones a tiempo completo que no requieren que el usuario final esté en una ubicación física específica. Remote.com se puso en marcha teniendo la idea de “subcontratar” el trabajo a un nivel completamente nuevo, más sofisticado. Sin embargo, no es cualquier sitio de trabajo: el motor de comparación inteligente analiza las habilidades, la experiencia y los rasgos de personalidad de los solicitantes de empleo para predecir la mayor probabilidad de éxito para su solicitud específica.

ATIZO360°: Simplemente haga una pregunta para encontrar rápida y fácilmente cientos de ideas para su nuevo producto o servicio. Desarrolle su campaña de marketing planeada junto con su grupo objetivo. Utilizan formatos de taller probados y la comunidad internacional de atizo.com cuenta con más de 25.000 innovadores para guiar a los clientes a través de proyectos de crowdsourcing.

Youcaring / Gofundme: Ambos se centran en ayudar a las personas que se ven afectadas por diversas circunstancias desafortunadas de la vida.

Quantopian: a mediados de 2016 había atraído a su plataforma más de 100.000 comerciantes (traders) de algoritmos de 180 países y más de 400.000 algoritmos.

 

La revolución de las plataformas.

 

“Uber, la compañía de taxis más grande del mundo, no tiene vehículos. Facebook, el propietario de medios más popular del mundo, no crea contenido. Alibaba, el minorista más valioso, no tiene inventario. Airbnb, el mayor proveedor de alojamiento del mundo, no tiene propiedades inmobiliarias. Algo interesante está sucediendo”. (Tom Goodwin)

A lo largo del artículo hemos usado con frecuencia el término plataforma como un sistema o modelo de negocio que todos conocemos. Pero dada su creciente importancia, resultado de su naturaleza disruptiva y su consecuente dosis de incertidumbre, creo que es necesario profundizar en el conocimiento de su estructura y funcionamiento, con la intención de aprovechar las oportunidades que esta nueva herramienta nos ofrece. La más simple definición de plataformas es que son un “ecosistema de negocios”, soportado por la infraestructura de Internet e impulsado por una intensa dinámica de digitalización, conectividad y de nuevos modelos de colaboración entre sus participantes.

Las plataformas están cambiando las estructuras de la economía tal como la conocemos, con sus participantes relacionándose como nunca lo habían hecho.

Una buena evidencia de esta afirmación la obtenemos de Marshall Van Alstyne, quien publicó el libro “Platform Revolution: How networked markets are transforming the economy and how to make them work for you”, conjuntamente con Geoffrey Parker y Sanjeet Choudary, libro donde comenta que, en 2007, siete firmas controlaban el 99% de las ganancias del sector de los teléfonos móviles: Nokia, Samsung, Ericsson, Motorola, LG, RIM y HTC. Ese mismo año nació el iPhone de Apple y comenzó a ampliar vertiginosamente su cuota de mercado. Para 2015, sólo uno de los antiguos siete líderes tenía algún beneficio, mientras que Apple generó el 92% de los beneficios globales de la industria.

¿Que terremoto sacudió a dicho sector?, ¿Será que los siete líderes tenían estrategias fallidas, gestionadas por una administración desorientada, sin capacidades de ejecución? Nokia y los demás líderes tenían ventajas clásicas que deberían haberlas protegido: fuerte diferenciación de productos, marcas confiables, sistemas operativos líderes, excelente logística, grandes presupuestos de I&D y producción a escala masiva. Dichas empresas parecían estables, rentables y bien establecidas. ¿Cómo podemos explicar su rápida caída libre? Las respuestas a estas preguntas según Van Alstyne es que Apple (al igual que el sistema Android de Google) sobrepasó a las siete empresas mencionadas explotando el poder de las plataformas y aprovechando las nuevas reglas de estrategia a que dan lugar. Las empresas de plataforma reúnen a productores y consumidores en intercambios de alto valor. Sus principales activos son la información y las interacciones, que juntos son también la fuente de valor que crean y su ventaja competitiva.

Durante los dos últimos siglos, la economía industrial ha estado impulsada por economías de escala de la oferta. Debido a los enormes costos fijos de los activos físicos, las empresas que lograban mayores volúmenes tenían un menor costo de hacer negocios, lo que les permite reducir costos y aumentar aún más los volúmenes. El poder de mercado se logra así mediante el control de los recursos, el aumento de la eficiencia y la eliminación de la competencia.

En la economía digital, por otra parte, la fuerza motriz es la economía de escala de la demanda. Este es el resultado del efecto de red. Escalar es lo que aumenta el valor de una plataforma. Cuantos más productos o servicios ofrece una plataforma, más usuarios atraerá, ayudándola a atraer más ofertas, lo que a su vez atraerá a más usuarios, lo que hará que la plataforma sea aún más valiosa. Además, cuanto mayor sea la red, más datos disponibles para personalizar las ofertas a las preferencias del usuario y mejorar tanto la oferta como la demanda, aumentando aún más el valor de la plataforma.

 

Las plataformas han crecido de manera aún más dramática en la última década, con miles de millones de usuarios conectándose a través de dispositivos móviles inteligentes, a todo tipo de aplicaciones y servicios basados en la nube.

Las TIC han estado atrayendo a un número creciente de industrias al ambiente de las plataformas. Al reducir la necesidad de poseer activos físicos las TIC hacen que construir y escalar plataformas sea mucho más simple y más barato, propicia la participación y refuerza los efectos de red, mejorando la capacidad de capturar, analizar e intercambiar enormes cantidades de datos que aumentan el valor de la plataforma para todos. No es necesario mirar muy lejos para ver ejemplos de negocios en plataformas, desde Uber a Alibaba hasta Airbnb, cuyo crecimiento espectacular ha alterado sus respectivos sectores de actividad.

 

En unas esclarecedoras palabras sobre el tema del crowdfunding (que opera sobre plataformas), su impacto sobre el mercado y los cambios que introduce en la manera de hacer negocios, Marc Andreessen[10] señala lo siguiente: “Uno podría argumentar que la forma en que los productos y servicios -incluyendo los medios de entretenimiento, incluyendo zapatos y comida y todo lo demás- la forma en que todo ha llegado al mercado durante los últimos 2000 años tiene un enfoque equivocado. Porque para el momento en que descubres si el mercado le gusta o no, ya has puesto un montón de dinero en el proyecto. Crowdfunding invierte el modelo, usted no llega al mercado con algo a menos que la gente lo haya comprado previamente. Además, proporciona pre financiamiento para el proyecto y retroalimentación (feedback) de los clientes en tiempo real antes de invertir en la fabricación. Crowdfunding es una manera de pre-montar el capital financiero contra algo con capital social. Usted trata de crear un movimiento alrededor de algo y tratar de hacer que la gente compre algo por adelantado”

 

 

En su reciente libro Erik Brynjolfsson and Andrew McAfee[11], señalan interesantes aspectos y características de las plataformas que consideramos oportuno compartir. En primer término, una definición muy acertada: “Una plataforma puede describirse como un entorno digital caracterizado por un costo marginal casi nulo de acceso, reproducción y distribución.”

Luego describen el marco económico sobre el que trabajan las plataformas, que lo resumen como la economía de lo gratuito[12], perfecto e instantáneo, como sus atributos característicos.

Es necesario comprender dos tipos inusuales de economía: los de los bienes de información que están hechos de bits en lugar de átomos, y la de las redes.

Los dos primeros atributos de los bienes de información son gratuitos y perfectos. Una vez que algo ha sido digitalizado, es esencialmente libre de hacer una copia adicional de la misma. Esta nueva copia, es cierto, ocupa espacio en un disco duro u otro medio de almacenamiento, y el almacenamiento no es literalmente libre, pero es increíblemente barato de acuerdo con los estándares históricos. Una vez que se crea un original digital, las copias son tan buenas como sus originales, son perfectas.

Gratuito y perfecto son dos propiedades deseables, pero un disco duro lleno de millones de copias de la misma foto, archivo o canción no es valioso. El poder económico de los bienes de información aumenta una vez que una red está disponible porque las redes añaden un tercer atributo crítico: instantáneo. Las redes permiten la distribución de una copia gratuita y perfecta de los bienes de información de un lugar a otro, casi inmediatamente.

Gratuito, perfecto y al instante hace una combinación de gran alcance, vale más que cada una de estas características por separado. Por lo tanto, es muy difícil competir con las plataformas que reúnen dichos atributos.

Dos precisiones antes de terminar con el tema de las plataformas:

  • Internet es la plataforma básica y es una plataforma de plataformas.
  • La web (www) es una plataforma multimedia, fácil de navegar, construida sobre los protocolos originales de Internet.

Noticias del futuro

A lo largo del artículo hemos comentado de productos, servicios y modelos de negocios que, hasta hace unos diez años, no eran posible materializar porque simplemente las tecnologías no estaban maduras, eran de acceso restringido o en el mejor de los casos excesivamente costosas. Con los años está situación fue cambiando, la capacidad de los procesadores aumentando, la economía de escala reduciendo los precios y nuevos avances en campos tan diferentes como inteligencia artificial, biotecnología, nuevos materiales, energías renovables y nanotecnología haciendo factible lo que ayer no era posible.

Para ilustrar en parte lo que está ocurriendo, nos apoyamos en Chris Anderson CEO de 3D Robotics (empresa de drones), quien dice que los drones son el “dividendo de la paz de las guerras de los teléfonos inteligentes”, debido a que la feroz lucha por una mayor parcela de mercado por parte de las grandes compañías telefónicas del mundo, trajo como consecuencia la producción de componentes electrónicos más baratos, la globalización de los mercados que exigían productos de mayor capacidad y refinamiento, las economías de escala de fabricación que garantizan no solamente un sostenido descenso en los precios de componentes de teléfonos inteligentes como sensores, GPS, cámaras, procesadores de núcleo ARM, memorias, baterías y otros, así como una permanente mejora de las tecnologías de dichos componentes. Los fabricantes de drones fueron una de las muchas ramas industriales que se beneficiaron al tener acceso a tecnologías de vanguardia a precios razonables, abriendo por lo tanto nuevos mercados que hasta hace poco eran impensables.

Esta favorable situación está causando una explosión de innovaciones en los sectores de fabricación de robots, drones, automóviles y camiones autónomos y muchas otras máquinas y equipos que están acelerando su proceso de digitalización. El equipamiento más barato y accesible facilita la innovación y experimentación, lo que genera una inundación de datos. Esta información se utiliza para probar y refinar algoritmos, y para ayudar al sistema a aprender. Los algoritmos se ponen en la nube y se distribuyen a las máquinas a través de redes robustas. El innovador hace su próxima ronda de pruebas y experimentación, observa, mide y el ciclo continúa.

Antes de presentar algunos ejemplos que constituyen las “Noticias del Futuro”, creo necesario comentar de cómo las tecnologías se toman su tiempo para ser adaptadas a la estructura industrial y de servicios. Situaciones que en retrospectiva nos parecen obvias, en la realidad ocurre que los gerentes, ingenieros y técnicos receptores de las nuevas tecnologías, necesitan de un tiempo para entender su potencial y desarrollar innovaciones complementarias que se traduzcan en un impacto en los niveles de productividad, progreso y confort.

En medio de esta transición hacia la sociedad del conocimiento, de esta turbulencia generada por la velocidad de los cambios ya vividos y por los que se vislumbran como producto de los avances en inteligencia artificial, es necesario detenerse a pensar y tratar de obtener una visión de 360°. No es una tarea fácil, sin embargo, creo que podemos extraer lecciones del pasado (con los debidos ajustes), como es el caso de la electricidad o más específicamente del proceso de electrificación de los EE.UU. que ha sido uno de los mejor estudiados por parte de la academia[13]. Dicho proceso se inicia con el establecimiento de sus bases científicas por Michael Faraday y James Clerk Maxwell en las primeras décadas de 1800s, luego Thomas Edison inventa su famosa bombilla en 1879 y en 1884 construye la primera red eléctrica que sirve a 500 casas en New York. Para ese momento la electricidad era una curiosidad de la que solo se beneficiaba una minoría de alto poder adquisitivo. Por eso es que muchos historiadores señalan al año 1894 como el momento del arranque de la revolución de la electricidad, debido a que fue cuando entró en servicio la primera represa hidroeléctrica en las Cataratas del Niágara, con la tecnología de corriente alterna de Nicolás Tesla, la cual permite que las redes eléctricas sean más extensas, abarcando un mercado mayor. Fue sólo en el período posterior a 1915, que vio la difusión de máquinas operadas por motores secundarios independientes y el establecimiento generalizado de redes eléctricas que la electricidad se difundió en las empresas y los hogares y comenzó a aumentar la productividad del país.

Al comienzo de la transición del motor a vapor a la energía eléctrica en el inicio del siglo XX, los fabricantes se mostraron reacios a abandonar su reserva de conocimientos para adoptar lo que, inicialmente, sólo era una tecnología ligeramente superior. Una razón de peso por la que tardó tanto tiempo en realizar el potencial de transformación de la electricidad fue la necesidad de cambios organizacionales y sobre todo conceptuales en las formas en que las tareas y los productos son definidos y estructurados. Las líneas de ensamblaje, las cintas transportadoras y las grúas puente o aéreas eran ejemplos de tales cambios conceptuales. Ellos eran esenciales para liberar todo el potencial de la electricidad, pero inimaginable para muchos industriales que habían sido exitosos durante la era del vapor.

La electrificación fue una de las tecnologías más revolucionarias de la historia. En las primeras décadas del siglo XX, en el sector de manufactura de Estados Unidos, causó el cierre y la bancarrota de numerosas empresas que no vieron el potencial de la nueva tecnología y la necesidad de innovaciones menores para explotar dicho potencial. A comienzos del siglo XX, las industrias manufactureras en Estados Unidos estaban entre las más avanzadas del mundo, habían aprendido a comunicarse por telégrafo y enviar mercancías por ferrocarril, y estaban dispuestas a cambiar de vapor a electricidad. Pero no se trataba de la simple sustitución de las máquinas de vapor por motores eléctricos, sino del rediseño del propio proceso de producción. Las fábricas inteligentemente electrificadas (aquéllas con motores acoplados a todas las máquinas, con líneas de montaje, cintas transportadoras, grúas aéreas y otras innovaciones) eran armas formidables en cualquier batalla competitiva. Podrían incrementar notablemente la productividad y permitir a sus propietarios socavar a sus rivales en precios, flexibilidad en la entrega y saturar el mercado con sus productos.

Con el motor a vapor las fábricas sufrían de rigidez para la ubicación de equipos y maquinarias (layout), debido a que se contaba con un gran motor a vapor que daba movimiento rotatorio a un largo eje que atravesaba toda la planta, al cual se acoplaban las diferentes maquinarias mediante correas, tal como se indica en el siguiente esquema

Aquellos que simplemente procedieron a substituir el motor a vapor por un motor eléctrico, sin aprovechar la flexibilidad de varios motores eléctricos y por lo tanto una mejor ubicación de las máquinas, no supieron ver las ventajas de la revolucionaria tecnología, que trajo un notable aumento de la productividad en los EE. UU. Los propietarios de las fábricas que consideraban la electrificación simplemente como un cambio en la fuente de energía no entendieron la complejidad de la transición que estaban viviendo y se quedaron atrás de sus rivales con fábricas inteligentemente electrificadas.

Como una evidencia del mensaje principal de este análisis, que es el tiempo que se toma la sociedad en general de aprovechar el potencial de una nueva tecnología, presento el gráfico de la productividad laboral en dos momentos del desarrollo de los EE. UU., la revolución de la electricidad y la revolución de la información y las telecomunicaciones (TIC). Son dos curvas que se superponen y que muestran la evolución de la productividad laboral a lo largo de un período de cincuenta años, período que comienza en 1890 para la electricidad y en 1970 para las TIC, terminando en 1940 y 2020 respectivamente.

Fuente: “Will History Repeat Itself? Comments on “Is the Information Technology Revolution Over?” – 2013 – Chad Syverson.

 

Por eso son oportunas las preguntas: vistas las experiencias tanto del proceso de electrificación como el de la implementación de las TIC (la cual está aún en desarrollo) y del tiempo empleado para desarrollar el potencial de ambas tecnologías, ¿cuánto tiempo llevará el proceso de aprendizaje y adaptación de las nuevas tecnologías (como las que mostramos en los próximos párrafos), que tendrán un impacto mayor en las tareas y actividades de naturaleza cognitiva e intelectual?, ¿estamos analizando y diseñando los programas de formación y aprendizaje de las actuales generaciones para que puedan transitar el camino hacia la sociedad del conocimiento sin ser una carga para el país?, ¿estamos analizando y diseñando los programas para el reciclaje de las generaciones anteriores para que puedan optar a un puesto de trabajo?, ¿se están llevando a cabo iniciativas formales y profundas para sembrar la semilla de la innovación dentro de la estrategia de desarrollo del país?

A continuación, algunos ejemplos de innovaciones, concebidas en los últimos años, que seguramente tendrán un impacto tanto en la productividad como en la calidad de vida del género humano. En primer término, ofrecemos dos listados de prestigiosas organizaciones que señalan las áreas más prometedoras:

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) publicó recientemente “OECD science, technology and innovation outlook 2016, 10 key technology trends.”: Fabricación aditiva (3D printing), Tecnología de almacenamiento de energía, Internet de las Cosas, Microsatélites, Inteligencia artificial, Nanomateriales, Análisis de datos (Big Data), Neurotecnologías, Blockchain y Biología sintética.

<http://www.oecd.org/sti/oecd-science-technology-and-innovation-outlook-25186167.htm >  [Consultado el 19/02/2017]

La organización del World Economic Forum publicó la lista de las 10 principales tecnologías emergentes 2016, compilada por el Meta-Consejo sobre Tecnologías Emergentes del Foro y en colaboración con Scientific American.

<Https://www.weforum.org/agenda/2016/06/top-10-emerging-technologies-2016/ >

[Consultado el 02/05/2017]

  1. Nanosensores y el Internet de las Nanocosas

Para finalizar este punto presento un grupo de ejemplos de interesantes innovaciones desarrolladas en los últimos cinco años y de variados sectores de la actividad económica, que seguramente impactaran a todos los involucrados en las mismas:

  • La empresa japonesa Komatsu es la segunda empresa del mundo en fabricación de maquinaria para el movimiento de tierra. Komatsu ha comenzado a crear un nuevo servicio que llama Smart Construction, que consiste en un equipo de vehículos robóticos que excavan la roca y empujan los escombros sin un humano detrás del volante. Ellos son guiados en su trabajo por una flota de drones, que mapean el área en tres dimensiones y actualizan los datos en tiempo real para rastrear cómo los volúmenes masivos de tierra se están moviendo alrededor del sitio. Antes de cambiar a los drones, Komatsu había experimentado con camiones volquete autónomos y excavadoras, pero carecían de la capacidad de ver y entender el entorno alrededor de ellos con suficiente precisión como para realizar un trabajo confiable. Komatsu utilizaba equipos de agrimensores humanos para crear mapas detallados del sitio de trabajo, pero que consumían mucho tiempo y el levantamiento del terreno no era de alta precisión, con un margen de error de 20% a 30% en el volumen de tierra que se estaba moviendo. Esta iniciativa fue reforzada con la asociación con la empresa Skycatch (especializada en drones) para ofrecer el mapeo del sitio de construcción en tres dimensiones en una décima parte del tiempo que por los métodos tradicionales.

<https://www.skycatch.com/ >     <http://www.komatsu.com/ >  [Consultado el 21/08/2017]

  • El Proyecto Dreamcatcher de la empresa Autodesk es la próxima generación de CAD, es un sistema de diseño generativo que permite a los diseñadores introducir los objetivos de diseño específicos, incluidos los requisitos funcionales, el tipo de material, el método de fabricación, los criterios de rendimiento y las restricciones de costes. Cargado con requisitos de diseño, el sistema busca un espacio de diseño para evaluar un gran número de diseños generados que satisfacen en diferentes grados los requisitos de diseño, para finalmente llegar a las manos de los diseñadores un conjunto de opciones de diseño, quienes efectuarán el análisis definitivo. <https://autodeskresearch.com/projects/dreamcatcher> [Consultado el 19/08/2017]
  • El algoritmo MegaBlast fue desarrollado por la National Institutes of Health (NIH) de los EE. UU. y su capacidad le permitía anotar un millón de secuencias en 4,5 horas con un 72% de precisión. El algoritmo idAB (Israel) mejoró mucho en este rendimiento, haciendo el mismo volumen de anotaciones en menos de 48 minutos con un 77% de precisión. Para ver cuánto más era posible mejorar, los investigadores Lakhani y Boudreau decidieron aplicar crowdsourcing, es decir invitar a la multitud a exponer sus ideas, por lo que se vieron obligados a eliminar la necesidad de conocimientos específicos sobre genética y biología. Esto con el fin de poder presentarlo como un desafío generalizado a Topcoder, una plataforma en línea con 400.000 desarrolladores de software en todo el mundo. El concurso Topcoder duró 14 días y durante ese tiempo se presentaron 654 respuestas, de estas 30 dieron mejores resultados que MegaBlast, 16 mejores que idAB y 8 algoritmos alcanzaron una precisión del 80% con un tiempo promedio de 89 segundos. ¿Qué dicen Lakhani y Boudreau sobre estos resultados?: “En más de 700 desafíos nos hemos dirigido en los últimos 5 años a multitudes para proyectos y problemas de la NASA, para escuelas de medicina, para empresas de muy diferente naturaleza y sólo hemos tenido un fracaso donde la multitud no aportó una solución.”

<https://www.genomeweb.com/informatics/harvard-study-validates-crowdsourcing-effective-model-bioinformatics-development>

<https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4527172/>

[Consultados el 23/08/2017]

  • La tecnología CRISPR es una reciente herramienta de edición del genoma que actúa como unas tijeras moleculares capaces de cortar cualquier secuencia de ADN del genoma de forma específica y permitir la inserción de cambios en la misma. Esto con el propósito de eliminar enfermedades hereditarias en embriones humanos. La investigación supone un paso fundamental hacia futuras terapias para corregir ciertos tipos de cáncer, así como unas 10.000 enfermedades raras que surgen cuando una de las dos copias de un gen es errónea. También es una llamada de atención a toda la sociedad, pues la técnica permite al ser humano cambiar su destino biológico al introducir cambios en las células germinales (óvulos, espermatozoides y embriones) que se transmitirán para siempre de generación en generación.
  • “Combustible del futuro – Los datos dan lugar a una nueva economía” – The Economist – (“Fuel of the future – Data is giving rise to a new economy”) – 14/07/2017. Los datos son para este siglo lo que fue el petróleo para el siglo XX: un motor de crecimiento y cambio. Los flujos de datos han creado nuevas infraestructuras, nuevos negocios, nuevos monopolios, nuevas políticas y, fundamentalmente, nuevas economías. La información digital es diferente a cualquier recurso anterior: es extraído, refinado, valorado, comprado y vendido de diferentes maneras. Cambia las reglas para los mercados y exige nuevos enfoques de los reguladores. Muchas batallas se librarán sobre quién debe poseer y beneficiarse de los datos. (Nota: este es solo el primer párrafo del artículo, cuya lectura recomendamos al lector)
  • Hace mucho tiempo que Google dejó de ser solo un buscador. El gigante fundado 20 años atrás por Sergey Brin y Larry Page está hoy tan metido en nuestras vidas que a veces es difícil darse cuenta. Más de 1.000 millones de personas realizan consultas a diario en su página. Calico y Verily no son nombres mundialmente conocidos, pero podrían acabar siendo mucho más importantes. Son las dos filiales de Alphabet (casa matriz de Google) especializadas en medicina, uno de los ámbitos ajenos a Internet y la informática en los que Google tiene mayor interés. El objetivo de Calico (California Life Company) es frenar el envejecimiento, “uno de los grandes misterios de la vida”, como reza su página web. En esa tarea se ha marcado dos enemigos principales: el cáncer y las enfermedades degenerativas. Para luchar contra ellos Google se ha asociado con instituciones como el MIT y empresas como la farmacéutica Abbott o la genética AncestryDNA, con los que está investigando qué genes entran en juego en el envejecimiento con el fin de desarrollar nuevas terapias para aumentar la esperanza de vida. Informática y biología se unen de forma todavía más íntima en Verily, donde crearon unas lentillas con un chip y un sensor que permiten conocer los niveles de glucosa de forma poco invasiva, una tecnología que pretenden extender para que impacte más allá de los diabéticos. También es Verily la empresa que controla Verb, el proyecto conjunto de Google y Johnson & Johnson para desarrollar una plataforma quirúrgica en la que la robótica solo es una herramienta más. (El País – 15 nov 2016)

 

Conclusiones.

En este breve ensayo hemos realizado un vuelo rasante por un mundo donde la tecnología ha comenzado a mostrar todo su potencial. Hemos descrito herramientas, plataformas y modalidades que promueven y facilitan la innovación.

Lo que está ocurriendo es que las nuevas herramientas y plataformas a disposición de los innovadores y emprendedores, cada día facilitan más la tarea de asociar componentes ya existentes y reunir el talento necesario para diseñar un nuevo producto o servicio que el mercado no sabía de su existencia y que puede convertirse en una necesidad futura.

Estamos presenciando la convergencia de una amplia gama de herramientas, que facilitan la comunicación entre personas con las mismas inquietudes, aprovechando el potencial de la inteligencia colectiva, favoreciendo la polinización cruzada, la diseminación del conocimiento y propiciando la reducción de los costos y tiempos en el proceso de innovación. Es imprescindible que abordemos el tren de esta nueva revolución que apenas se inicia.

FIN

 

 

Datos biográficos: Ingeniero industrial (1969) de la Universidad Mackenzie (Sao Paulo, Brasil) e ingeniero mecánico (1988) de la Universidad Central de Venezuela. Asesor empresarial en las áreas de finanzas, inversiones, mercado de capitales y propiedad intelectual. Profesor del posgrado de Propiedad Intelectual de la Universidad de los Andes (Mérida), Venezuela y de la Universidad Externado. Contacto: leonitor@gmail.com.

Referencias

 

 

 

[1] Matt Ridley , “The Rational Optimist: How Prosperity Evolves”, Chapter 2:La rica dieta de la carne también permitió a los homínidos tener un cerebro más grande, un órgano que quema energía unas 9 veces la tasa del resto del cuerpo. La carne les permitió reducir el enorme intestino que sus antepasados habían necesitado para digerir la vegetación cruda y la carne cruda, y así permitir el crecimiento del cerebro. El fuego y la cocción, a su vez, liberan al cerebro para crecer aún más haciendo que los alimentos sean más digeribles con un intestino aún más pequeño. Como resultado, mientras que otros primates tienen intestinos que pesan 4 veces sus cerebros, los cerebros de los humanos pesan más que su intestino. La cocción permitió a los homínidos cambiar el tamaño de sus intestinos por el tamaño del cerebro.”

 

[2] “Homo Deus, a brief history of tomorrow” (Chapter 3, The human spark, p153).

[3] Spin off: proyecto nacido como extensión de otro anterior, o de una empresa nacida a partir de otra, mediante la separación de una división subsidiaria o departamento de la empresa para convertirse en una empresa independiente.

 

[4] Un precedente notable fue el de Grace Hopper, quien en Harvard en 1951, comenzó a reunir las subrutinas o códigos reusables, tanto de su equipo como de otros programadores que le enviaban soluciones de problemas en ese incipiente campo. “Fifty things that made the modern economy” 2017 Tim Harford – Chapter 29 – The compiler

[5] Usenet es uno de los sistemas más antiguos de comunicaciones entre redes de computadoras, comenzó a funcionar en 1980 y aún está en uso.  Permite a un usuario intercambiar opiniones y experiencias con otras personas interesadas en un tema específico.

 

[6] <https://developer.microsoft.com/en-us/windows >  [Consultado el 28/07/2017]

 

[7] “Makers: the new industrial revolution” – Chapter 9 – Chris Anderson 2012

 

[8] “Makers: the new industrial revolution” – Chris Anderson 2012

[9] https://www.kickstarter.com/help/stats?ref=footer

 

[10] “Machine, Platform, Crowd – Harnessing our digital future” 2017 de Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee. Chapter 11)

 

[11] “Machine, Platform, Crowd – Harnessing our digital future” (2017)

[12] Cuando decimos que son gratuitos no se incluye la tarifa plana que el usuario paga a las empresas telefónicas y de cable por prestar el servicio de Internet.

 

[13] “General Purpose Technologies” – 2005 – Boyan Jovanovic, Peter L. Rousseau – Working Paper 11093 NBER / “The Dynamo and the Computer: An Historical Perspective on the Productivity Paradox,” 1990.- David, Paul A. / “Early twentieth century productivity growth dynamics: an inquiry into the economic history of “our ignorance” – 1999 – Paul a. David and Gavin Wright / “Will History Repeat Itself? Comments on “Is the Information Technology Revolution Over?” – 2013 – Chad Syverson