Entra en funcionamiento el Fondo para la Innovación Digital de la Prensa FINP en Francia

Entra en funcionamiento el Fondo para la Innovación Digital de la Prensa FINP en Francia

Reseña por Sarah Osma

Septiembre 30 de 2013

La constitución de este fondo para la innovación digital de la prensa, fue objeto del polémico acuerdo suscrito entre el estado francés y la compañía Google. Este acuerdo cuenta con una duración inicial de 3 años y tiene como propósito, la creación de un fondo con un presupuesto de aproximadamente 60 millones de euros para ayudar a los editores a desarrollar sus unidades digitales. Lo anterior, a cambio de la implementación obligatoria de las herramientas desarrollas por Google como Ad sense, AdMob y Ad Exchange.

book

La controversia que rodea la entrada en funcionamiento del fondo, se sustenta en el hecho de que la destinación de los recursos no se ha establecido de forma clara. De acuerdo con el diario “El País” de España, hasta el día 10 de octubre del presente año todos los medios que circulan con edición digital, podrán depositar sus propuestas en la página web del Fonds pour l’Innovation Numérique de la Presse FINP creada por Google, para que posteriormente el consejo que administra el fondo, agote un proceso de selección y escoja las mejores propuestas a las que se les asigna la suma de 2 millones de euros para el desarrollo de las iniciativas.

battle

Los miembros del gremio editorial han manifestado sus cuestionamientos sobre la implementación de este acuerdo, relacionados en primer lugar, con la inconformidad por la inexistencia de un impuesto como el adoptado por Alemania, para que Google pague regalías por la utilización del contenido de los diarios en los encabezados de los enlaces que arrojan las búsquedas; y en segundo lugar, con sus temores respecto de los estándares mínimos de calidad que deben exigirse para digitalizar el contenido.

Al proceso de digitalización de Google en Francia, se suma el proceso que actualmente se desarrolla en los Estados Unidos sobre la herramienta de Google que facilitaría el uso del scanner para digitalizar contenidos, sin que necesariamente medie una autorización argumentando una prolongación de la teoría del “Uso Justo”.

El caso Google Books tiene su origen en el año 2005. La demanda fue interpuesta por el Sindicato de Autores, argumentando que Google violaba los derechos de autor al incluir “extractos” de las obras de cientos de autores; en una reciente audiencia, los apoderados del sindicato plantearon el debate sobre qué tan beneficioso es para la sociedad mantener este masivo proyecto de digitalización, mientras a los autores y los titulares de los derechos ven disminuido el control sobre el material que han creado.

El caso Authors Guild Inc., et al. v. Google Inc. se puede consultar aquí.

Una  reseña sobre el acuerdo publicada con anterioridad puede consultarse aquí.