Nestlé pierde batalla en la High Court de Inglaterra

En la mañana de hoy, 20 de enero de 2016, la High Court de Inglaterra determinó que la reconocida forma de los chocolates Kit Kat carece de distintividad adquirida, razón por la cual rechazó la apelación formulada por Nestlé en contra de la decisión de la Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido (IPO) del 2013, mediante la cual se había negado el registro de la mencionada forma como marca tridimensional.

La importancia de este caso no solo se evidencia por los efectos generados en la industria de los chocolates, así como en los intereses económicos de Nestlé, sino también en las constantes fricciones y contradicciones entre las Cortes inglesas y el Tribunal Europeo de Justicia. El máximo organismo europeo hubo de referirse al caso a raíz de la consulta formulada por la Corte.

La High Court formuló el siguiente interrogante al Tribunal: ¿Es suficiente que el solicitante del registro pruebe que una proporción considerable de las personas asocian la marca con el solicitante? Al respecto, el organismo consultado consideró que para acreditar la distintividad adquirida se requiere que los “sectores interesados” perciban una estrecha relación entre los bienes y servicios designados por la marca en cuestión. En tal sentido, el Tribunal manifiesta como necesario que los sectores relevantes de la sociedad, es decir, aquellos consumidores de los productos o servicios identificados con la marca, relacionen a los mismos con el solicitante.

Frente a lo anterior, el Juez Arnold sostuvo: “como es acostumbrado, el Tribunal Europeo modificó el cuestionamiento formulado por una Corte Nacional”. Y es que pareciera que el Tribunal Europeo omitió definir “sectores interesados” y aclarar si dicha expresión corresponde con el concepto de “proporción relevante”. Entonces, dejó un gran interrogante: ¿No es suficiente que una proporción relevante de consumidores relacionen la marca con el producto? ¿Será necesario, además de lo anterior, que dicha proporción relevante corresponda con el sector interesado, o solo aquellos consumidores interesados en chocolates? ¿Exactamente cómo se determina ese selecto grupo de personas? ¿No somos todos acaso?

Ahora, la Corte concluyó lo siguiente: “(…) in order to demonstrate that a sign has acquired distinctive character, the applicant must prove that, at the relevant date, a significant proportion of the relevant class of persons perceives the relevant goods or services as originating from a particular undertaking because of the sign in question (as opposed to any other trademark which may also be present),”

 

De la decisión se concluye entonces, que la Corte optó por fusionar criterios. En efecto, dictaminó que la distintividad adquirida requiere que una “relevante proporción del sector interesado” identifique al solicitante como el fabricante de los productos que se comercializan bajo la marca en discusión. Así mismo, se dijo que formas similares a la de Kit Kat han sido comercializadas por otras compañías y el hecho de que los consumidores no asocien dichas formas con la reconocida Kit Kat, implica que no exista la tan alegada distintividad en los chocolates de Nestlé.

Es de anotar que la Corte omitió ahondar en el análisis del relevante sector, y pareciera que basó su decisión en que existen otras formas similares que no son asociadas con Nestlé. Sin embargo: ¿lo último permite inferir que no existe una proporción relevante del sector interesado que identifique la forma de kit kat con Nestlé?

Representantes de Nestlé han manifestado que la decisión será apelada y sobre el punto argumentan: “Kit Kat is much loved and the iconic shape of the four-finger bar, which has been used in the UK for more than 80 years, is well known by consumers.”

Aunque la Corte no se refiere al punto, es necesario también advertir los importantes efectos que tiene esta decisión en el mercado y en el derecho de la competencia. Por cuanto, impedir o no que otros utilicen una determinada forma como marca, puede ser en ocasiones injusto cuando dicha forma es común o usual en el sector, o cuando es necesaria para la apariencia y funcionamiento de ciertos productos.

Tal como se ha comentado en este Boletín, este caso plasma la batalla legal existente entre Nestlé y Cadbury, batalla que como otras en el universo de la propiedad intelectual parecieran no solucionarse en una sola respuesta o posición. Por ello este blog pretende generar en los lectores inquietudes y abrir discusiones en la academia. Por esa razón, es necesario subrayar que Cadbury es una Compañía de chocolates inglesa, por lo que surge también el interrogante sobre si la decisión que se comenta en esta nota corresponde a un interés por proteger la industria de chocolates inglesa. Pero como se dijo, no hay una única respuesta. Para ahondar en el análisis de todos los precedentes jurisprudenciales de esta batalla legal, consulte una nota anterior de la autora aquí

Una vez más, dejamos abierta la discusión.

Para mayor información sobre esta nota consulte:

  • http://www.theguardian.com/business/2016/jan/20/kitkat-nestle-loses-high-court-bid-trademark-shape 
  • http://www.worldipreview.com/news/nestl-loses-kit-kat-trademark-battle-against-cadbury-9428?utm_source=World+IP+Review&utm_campaign=6b91f40bfc-WIPR_Digital_Newsletter_14_12_2015&utm_medium=email&utm_term=0_d76dcadc01-6b91f40bfc-27462653