¿Qué está pasado con las franquicias en Colombia?

Jueves 8 de septiembre, 2016

Las franquicias, uno de los denominados contratos de colaboración empresarial, son un poderoso instrumento para explotar los derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, en los últimos meses hemos presenciado el cierre de numerosas franquicias internacionales y el colapso de franquicias nacionales que prometían convertirse en un mecanismo para la creación de nuevos negocios.

El caso más reciente es el de AEROPOSTALE, dedicada a la venta de ropa casual, que ha abandonado su plan de expansión en regiones como Neiva y el Eje Cafetero (se preveían 10 nuevos locales), pero lejos de ser un fenómeno aislado, podemos mencionar a GAP, RIPLEY y BANANA REPUBLIC como otros casos representativos de un esquema contractual que, en principio, ofrece a los franquiciados la posibilidad de alcanzar el éxito comercial con el que cuenta el franquiciante.

¿Cuáles pueden ser las causas de este fenómeno? La explicación más sencilla radica en la coyuntura económica colombiana, en donde factores como el alza del dólar, el aumento de la inflación, y sobre todo la caída de la confianza de los consumidores en la economía colombiana que tuvo como consecuencia la reducción del gasto (en julio de este año el indicador se ubicó en -38,1%, de acuerdo a la Encuesta de Opinión del Consumidor (EOC) de Fedesarrollo).

No obstante, la explicación puede ser un poco más de fondo. Existen factores administrativos y de manejo de esta figura contractual que pueden repercutir negativamente en su éxito comercial. En efecto, una de las causas para tomar la decisión de implementar un sistema de franquicia es la replicación del éxito comercial que ha logrado el franquiciante, pero aprovechando el conocimiento del franquiciado sobre el mercado local, de esta forma se reduce el riesgo que de otra manera tendría que asumir completamente el empresario que quiere expandir sus mercados.

Sin embargo, al parecer el aprovechamiento del conocimiento del mercado local del franquiciado señalado en el párrafo anterior no se está llevando a cabo. Así lo explicó el presidente de la firma Raddar, Camilo Herrera al sostener que “Uno de los grandes errores que han cometido las empresas que llegan a Colombia es creer que lo que les funciona en sus países de origen lo pueden aplicar aquí sin problema, y eso no es así”[1].

Ahora bien, en cuanto a las franquicias nacionales la situación varía un poco. Es necesario mencionar franquicias como Paneroli, o Archie’s. Incluso franquicias más pequeñas también presentan problemas, debido en mi opinión a la inexperiencia y en casos extremos irresponsabilidad con la que se inicia el esquema de la franquicia.

No basta, por una parte, tener éxito en un negocio con un solo punto de venta para pensar que se tiene el conocimiento suficiente para empezar una red de franquicias, y por la otra, no se debe creer ciegamente en las promesas del franquiciante sin que este demuestre que tiene los elementos de juicio y los conocimientos técnicos, financieros y operativos necesarios pare replicar su éxito.

El éxito o fracaso de un sistema de franquicias reposa en buena parte en la gestión que se haga de los intangibles (protegidos por propiedad intelectual) y la calidad de los mismos. Debe existir EN TODOS LOS CASOS un conjunto de derechos que comprendan el know how de la operación del negocio, información acerca de los potenciales consumidores de la ubicación geográfica en la que se pretende empezar el nuevo negocio y las autorizaciones de uso de derechos, como marcas o patentes, que aseguren la ventaja competitiva asociada a la exclusividad de su utilización en el mercado.

 

[1] Revista Dinero ¿Qué pasa?: Franquicias de todos los sectores le dicen adiós al país. 26/08/2016. Disponible en http://www.dinero.com/empresas/articulo/multinacionales-y-cadenas-que-han-cerrado-sus-operaciones-en-colombia/231276